viernes, 11 de agosto de 2017

Ahora amparan a Granier,
antes a Duarte y a Padrés;
mientras, 7 mil mexicanos
padecen cárcel por hambre


Con información de reforma.com, animalpolitico.com,
sinembargo.mex, proceso.com, eleconomista.com.mx

Las autoridades judiciales ahora concedieron un amparo al ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier, como ante lo hicieron a favor de Guillermo Padrés y Javier Duarte, a su vez ex mandatarios de Sonora y Veracruz.

Entre los tres ex gobernadores suman acusaciones por desviar más de 103 mil millones de pesos. Aunque todavía en la cárcel, sus sonadas “victorias” en tribunales atisban que a corto plazo podrían salir libres, “inocentes” y millonarios,

Con ellos, hasta ahora, la justicia mexicana ha sido benévola pues muy poco o prácticamente nada les han confiscado para la reparación de los daños provocados por los saqueos que se les imputan.

En contraparte, el sistema judicial no ha tenido contemplaciones contra más de 7 mil personas en la cárcel, en su mayoría mujeres de escasos recursos, acusadas de robar por hambre: pan, carne, leche, mantequilla…

Hoy un Tribunal Colegiado confirmó el amparo concedido a Andrés Granier contra el auto de formal prisión dictado en su contra por el delito de defraudación fiscal agravada, informó el Consejo de la Judicatura Federal.

Asimismo, el tribunal ordena emitir uno nuevo debidamente fundamentado y motivado, como lo exige el Artículo 19 constitucional.

El fiscal general del estado, Fernando Valenzuela Pernas, llegó a ratificar que el desvío financiero en el gobierno de Andrés Granier Melo supera los 10 mil 600 millones de pesos.

Al resolver los recursos de revisión 105/2015 y 296/2015, el Tribunal confirmó la sentencia emitida por el Juez Segundo de Distrito del Centro Auxiliar de la Decimoprimera Región con residencia en Coatzacoalcos, Veracruz, en auxilio al Juzgado Tercero de Distrito en el Estado de Tabasco.

En ella se determinó otorgar el amparo y protección de la justicia de la unión a Granier en contra del acto que reclamó de la Jueza Quinto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal (actualmente Ciudad de México) y del Juez Cuarto de Distrito en el 
Estado de Tabasco, consistente en el auto de formal prisión del 17 de enero de 2014, dictado en su contra por el delito de defraudación fiscal equiparable calificada.

Padrés, en el limbo

Días antes, Erik Zabalgoitia, juez Décimo Cuarto de Distrito en Amparo Penal con sede en la Ciudad de México, otorgó un amparo a favor de Guillermo Padrés Elías y ordenó reponer el proceso iniciado contra el exgobernador de Sonora por los delitos de defraudación fiscal y lavado de dinero.

A fines del año pasado Miguel Ángel Murillo, titular de la Contraloría del Gobierno de Sonora informó que el detectó irregularidades cometidas durante la Administración del ex Mandatario panista Guillermo Padrés por alrededor de 30 mil millones de pesos.

La Contraloría detectó un mal uso en el erario público de la entidad, en todas las dependencias estatales, por lo que ahora se integran expedientes que, en su momento, serán presentados ante las autoridades administrativas o penales correspondientes.

De acuerdo con la sentencia de amparo 1083/2016, el juez federal consideró que se inició un juicio en contra de Guillermo Padrés sin analizar los argumentos de su equipo de abogados y probablemente sin que existan los requisitos formales exigidos a la Secretaría de Hacienda para este tipo de acusaciones.

Con ese argumento, el juez federal dejó sin efecto la orden de formal prisión dictada el 16 de noviembre pasado en contra de Guillermo Padrés, ya que consideró que ese fallo no precisa si la autoridad fiscal realizó una auditoría para justificar la acusación de defraudación fiscal.

Además, Erik Zabalgoitia giró la orden para que el juez de la causa valore 12 argumentos de la defensa del exgobernador, porque en su opinión no fueron tomados en cuenta a la hora de dictar su procesamiento.
De los presuntos 33 mil millones, el gobierno no le ha tocado un peso.

Duarte, sonrisas

Por su parte, la defensa del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, al frente de Marco del Toro, obtuvo un amparo en el Juzgado Primero del Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México contra dos órdenes de aprehensión obtenidas por la Fiscalía General veracruzana relacionadas con cinco delitos en las causas penales 38/2017 y 56/2017.

Según revisiones hechas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), los desvíos no sólo son “históricos” sino que podrían superar los 60 mil millones de pesos, con serias afectaciones a programas de salud, educación e infraestructura, entre otros.

La juez de amparo Sandra Leticia Robledo Magaña otorgó la suspensión provisional al exgobernador al no ser delitos graves y le exigió una garantía de 6 mil pesos y fijó para el próximo 26 de julio la realización de la audiencia donde determinará si otorga de manera definitiva la suspensión por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, peculado, tráfico de influencias y coalición.

Sí, Duarte tiene sobrados motivos para sonreír.

Los famélicos

Mientras la justicia favorece a los encumbrados, con otros mexicanos es implacable:

En México hay aproximadamente 7 mil personas que están recluidas en las cárceles y purgan una condena de hasta 10 años por robar una charola de carne, una mantequilla, unas alitas de pollo, un yogurt, leche o pan, porque no tenían dinero y necesitaban comer, de acuerdo con cifras de la Comisión Especial de Reclusorios de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Este tipo de delito se le conoce como Robo Famélico y por lo general lo cometen las personas de escasos recursos quienes no tienen para satisfacer sus necesidades básicas de subsistencia y que en México, de acuerdo con las últimas cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), suman 55.3 millones, un aumento de casi 2 millones de personas respecto al 2012.

“En el Código Penal no se habla de robo famélico, lo ubican sólo como robo, las personas que hurtan comida no tienen ni siquiera para pagar una fianza y como no tienen una defensa adecuada las encierran y pasan hasta 10 años en la cárcel por este delito”, explica Olivia Garza de los Santos, directora de Modernizando el Sistema Penitenciario A.C.

“La tienda que más ha afectado a las personas por el delito de robo famélico es Walmart, aunque hay muchas de la asociación AMDA, también está Superama y OXXO. La política de estas tiendas de autoservicio es denunciar y no otorgar el perdón”, reveló.


martes, 8 de agosto de 2017

Rius logró lo que ninguno:
“conectar con el mayor
número de gente”


Por Armando Ponce y Niza Rivera/ proceso.com.mx

Ariel Rosales, editor de Eduardo del Río, Rius, a lo largo de 40 años, dijo a Apro sobre el deceso del monero:

“Fui su editor, esto quiere decir que fui su subordinado, su alumno, su admirador, su fan, y lo poco que he llegado a hacer se lo debo a él”.

El caricaturista creador de las historietas Los Supermachos y Los Agachados y quien fuera permanente colaborador de Proceso desde su fundación, falleció la madrugada de este martes a los 83 años a causa de complicaciones derivadas de un cáncer de próstata.

Será velado en una ceremonia íntima en una funeraria de esta ciudad y, según Rosales, dejó indicaciones a su familia de no realizar ningún acto, pues “no quería ningún homenaje oficial”.

El editor, primero en Posada y después en Grijalbo, dijo que Rius es el mexicano que consiguió lo que ningún otro artista y escritor: conectar con el mayor número de gente.

Grijalbo prepara para septiembre una colección de toda la obra de Rius, anunció Rosales, quien dijo que nadie resumió mejor la obra del caricaturista que Carlos Monsiváis (1938-2010), al comparar su obra con la de la Secretaría de Educación Pública (SEP), incluso superándola, “porque había hecho más por la gente para enseñarles”:

“En el país existen tres secretarías de educación: la SEP, Televisa y Rius”, fue la frase de Monsiváis.

El editor del monero destacó que esa comparación fue posible gracias a dos factores:
“Primero por su humor crítico-satírico, sí, pero independientemente de lo político, sobre todo por su humor blanco, es decir, por el humor mismo. Y, en segundo lugar, precisamente por su compromiso y conciencia política”.

Rosales rememoró que habló con el dibujante la semana pasada y que, al preguntarle por su estado anímico, el monero le respondió en inglés:

“Fine, fine, fine. Very fine in the lit” (Bien, bien, bien. Muy bien en la cama).

Evocó:

“Lo conocí en Posada y él me llevó a Grijalbo. Todo se lo debo a él, fui su editor, esto quiere decir que fui su subordinado, su alumno, su admirador, su fan, y lo poco que he llegado a hacer se lo debo a él.

“Era el mejor autor del mundo, no tenías más que leer el original cuando lo entregaba, reírte y enviarlo a la imprenta. No había que meterle mano, y además nunca te avisaba que tenía un nuevo libro, simplemente llegaba y lo entregaba”.

También recordó cuando en 1968, Eduardo del Río fue secuestrado por agentes de Gobernación:

“Él contó esa historia sobre cómo lo llevaron al Nevado de Toluca y le hicieron un simulacro de fusilamiento. Gracias a Lázaro Cárdenas, del Río fue liberado. Eran parientes. Con humor Rius escribió en unas memorias que él lo había salvado y que no sabía si era porque el general era su tío o él era tío del general”.

Eduardo del Río publicó caricaturas en revistas como JaJá, Siempre!, Sucesos y Política, además de los periódicos El Universal, Ovaciones, La Prensa y La Jornada. Fue fundador en La Gallina, El Chahuistle, Marca Diablo, La Garrapata, así como El Chamuco y Los Hijos Del Averno.

Y entre sus libros destacan:

500 años fregados pero cristianos, La trukulenta historia del kapitalismo, Cuba para principiantes, Pequeño Rius ilustrado, Marx para principiantes, Cristo de carne y hueso, La panza es primero, No consulte a su médico, El museo de Rius, Hitler para masoquistas, Los Panuchos, Guía incompleta del jazz, La iglesia y otros cuentos, Manual del perfecto ateo, Votas y te vas, ¿Sería católico Jesucristo?, y de manera reciente Mis confusiones. Memorias desmemoriadas.

Con Rogelio Naranjo (1937-2016) dejó una huella imborrable en Proceso. Durante el boicot publicitario a este semanario en el sexenio de José López Portillo, ambos, en un gesto de solidaridad, expresaron estar dispuestos a renunciar si por alguna razón eran los causantes de la medida contra la revista.

En diciembre del año pasado, Rius recibió el primer Reconocimiento de Caricatura “Gabriel Vargas” en el Museo Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis (donde se montó entre 2014 y 2015 la muestra Rius para principiantes). Ahí dijo:

“Los homenajes son cuando se muere uno y aquí se están adelantando un poco. No se está acostumbrado a que hablen bien de uno, pero se siente bonito”.

domingo, 6 de agosto de 2017

“En el PRI no hay fractura,
sino diversidad de ideas”:
Ernesto Gándara Camou


Concluida la redacción de predictámenes sobre la que priístas discutirán el futuro del partido, ahora lo que buscan la organizadores de la 22 Asamblea Nacional es que exista diversidad de manifestaciones, propuestas y una votación final en cada una de las cinco Mesas Nacionales Temáticas que se llevarán a cabo miércoles y jueves próximos, aseguró el secretario técnico del Consejo Político Nacional, Ernesto Gándara Camou.

Encargado de dirigir los trabajos de la asamblea, señala en entrevista que para los próximos días lo que se pretende es llegar a un gran consenso, no a una unanimidad.
El también senador del PRI asegura que no se percibe división o fractura en el partido. Pide no confundir ruptura y conflictos con diversidad de manifestaciones, que es precisamente lo que la dirigencia nacional priísta busca para la reunión de su máximo órgano de toma de decisiones.

Eso sí, dice, se deben escuchar todas las voces en todos los niveles para que, al final, los resultados arrojen buenas conclusiones.

_¿Someterán a discusión cambios radicales al interior del PRI?_

—Se ha ido procesando una serie de posicionamientos en los grandes temas, como rendición de cuentas y ética, que es un sentir de los priístas de separar muy bien quiénes son corruptos y quiénes no.

La Comisión Nacional de Dictamen lo que hizo fue avanzar en la recopilación de todos los temas, tratando de coincidir y de sintetizar para hacer un predictamen para las cinco mesas temáticas, es como un proceso legislativo, la base para discutirla.

Las grandes cosas a discutir que van en la parte de estatutos, son dos: uno, los requisitos para los candidatos, ya sea con candados, sin candados o como está hasta el momento, eso lo dejamos intacto, en eso la Comisión de Dictamen prefirió no anteponer un criterio que es muy diverso y muy variable para que sea en la mesa de estatutos en donde se vea.

Declaración de Principios, que es básica y se va adaptando nada más a los tiempos: somos socialdemócratas, pero estamos viviendo ya en un mundo de globalidad y estamos viviendo en un mundo en donde la participación ciudadana va creciendo, tenemos que adaptar nuestra Declaración de Principios.

Y el tema de rendición de cuentas y ética [se basa en] tomar medidas, inclusive en los estatutos, más duras, no solamente para quienes traicionen la confianza del priísmo y la sociedad, sino también para prever y tener candidatos más revisados desde antes.

_Para estatutos, ¿no hubo coincidencias cercanas en lo que se refiere a la selección de candidatos y la pertinencia de abrir a externos la candidatura presidencial?_

—No. Ha habido muy diversas posiciones y eso quienes lo tienen que discutir son los delegados en la Mesa de Estatutos.

_¿Cómo prevén las mesas, álgidas?_

—Los que van de delegados a la asamblea nacional tienen representatividad y la confianza de quienes los eligieron.

_¿Y ahí están todos?_

—Todos los sectores y todos los estados, claro.

_¿Hay advertencias de fractura priísta?_

—No confundamos fracturas y conflictos con diversidad de manifestaciones, eso es bueno, eso es lo que queremos, que haya diversidad de manifestaciones, que haya propuestas y, finalmente, que haya votación. No buscamos unanimidad, buscamos un gran consenso.

_¿Este consenso cómo se logrará?_

—Desde luego que escuchando. Se han oído todas las voces en todos los niveles y se seguirán escuchando en las mesas temáticas nacionales.

_¿Los documentos a discutir son fuertes?_

—Sí, claro, son documentos de trabajo. Pero lo más importante es lo que digan los propios delegados y lo que han dicho, porque la asamblea empezó desde abril.

_¿Cuál es su apuesta?_

—Que va a haber muy buenas conclusiones, que existirá una buena participación, un gran ambiente.


Somos seres humanos de carne y hueso, nos reímos, nos enojamos, nos tranquilizamos, ahí depende de quienes conduzcan las mesas, que estoy seguro será gente experimentada.

(FOTO: Phil Noble / Reuters)


Justin Gatlin hace una reverencia a Usain Bolt tras proclamarse ganador de los 100 metros en el Mundial de Atletismo de Londres, el 5 de agosto de 2017.

sábado, 22 de julio de 2017

La “solución” Middlewton en EU:
dejar morir a los drogadictos


Jan Martínez Ahrens / el país.com

John Wayne. Muhammad Ali. Ronald Reagan. Donald Trump. El sheriff Richard K. Jones vive a la sombra de sus ídolos. Sentado en su despacho, los acaricia con la mirada. Ahí están sus retratos, junto a dos banderas americanas y una metralleta Madsen Ligera de 1946. Alcance 2.800 yardas; 600 balas por minuto. “Esto mata tanto como la heroína”, dice Jones. El sheriff es el encargado de velar por la seguridad en el condado de Butler, Ohio. 

Enclavado en el Medio Oeste, la circunscripción tiene sólo 376.000 habitantes pero registró el año pasado 210 muertes por sobredosis, casi la mitad que España, con una población 120 veces superior. Es la epidemia. La devastadora ola de opiáceos que en 2016 mató en EEUU a más personas que toda la guerra de Vietnam y que en el pequeño condado ha llevado a algunos de sus más notables ciudadanos a plantear una solución tan insólita como sencilla: dejar morir a los heroinómanos.

La propuesta ha surgido desde las ruinas del sueño americano. En el antiguo cinturón industrial, las grandes factorías han cerrado sus puertas y la mayoría blanca que antes veía el universo a sus pies ha quedado atrapada en un recuerdo que ya no existe. El trabajo seguro, la casita de madera, el césped cortado milimétricamente han dado paso al miedo. 

Hay paro y sueldos cada vez más bajos. China, México y los fantasmas de la derecha radical asoman por todas las esquinas. “La gente quiere soluciones y trabajo. Está harta de los partidos”, explica Jones.

El sheriff ,1,95 de altura y bigote vikingo, es un tipo resolutivo. Poco dado a la divagación, lleva dos pistolas al cinto y tiene una respuesta siempre lista.

- ¿Cárteles de la droga?

- Habría que lanzarles la madre de todas las bombas.

- ¿Muro con México?

- Perfecto para frenar la heroína.

- ¿Atención a las víctimas de sobredosis?

- Eso no es trabajo de la policía.

- Pero la vida…

- La vida no tiene precio, cierto, por eso quiero que mis policías regresen cada noche a casa con vida.

Desde hace dos semanas, el sheriff vive en el ojo del huracán. Ha decidido que sus agentes no lleven ni administren Narcan, un antagonista de la heroína que revierte de modo fulminante la sobredosis. Este tratamiento, con un coste de unos 40 dólares, representa la salvación diaria de miles de toxicómanos. Y en un país de donde los opiáceos generaron el año pasado 1,3 millones de atenciones hospitalarias, se ha vuelto crucial. Lo llevan los encargados de primeros auxilios, los bomberos y, desde luego, los policías. En 38 estados es obligatorio su uso. Pero no en el condado de Butler. Justo uno de los sitios donde más adictos mueren en América.

“No ataca la raíz del problema: sólo lo prolonga. Sólo en lo que va de año se han registrado 200 fallecimientos. Tenemos casos de adictos que en un mes han sufrido hasta 20 sobredosis. Yo no soy quien decide, son ellos al ponerse la aguja en el brazo. Estamos para prevenir el crimen no para dar primeros auxilios”, zanja el sheriff.

Sus palabras han desatado una tormenta nacional. Organizaciones humanitarias y médicas le han condenado. Las autoridades le han dado la espalda e incluso el fiscal del condado le ha censurado. Pero no le han faltado defensores. Algunos incluso han ido más lejos.

Daniel Picard es republicano, católico y un destacado miembro de la sociedad civil de Middletown (50.000 habitantes), en el condado de Butler. Como concejal ha propuesto una fórmula para resolver el problema. A la tercera urgencia por sobredosis, en caso de que el afectado no haya pagado con dinero o trabajos sociales las anteriores intervenciones, se deja de atender al drogadicto. Simple y claro. Si no tiene dinero, se muere.
Sentado en su despacho de abogados, Picard trata de explicar con números su iniciativa. 

“Las sobredosis aumentan sin fin. En 2016 tuvimos 526 casos y 72 fallecidos, y solo en el primer trimestre de este año 596 casos y 54 muertes. Muchos no son de este pueblo o sus familias no quieren saber nada de ellos, por lo que el Ayuntamiento tiene que hacerse cargo de todo. Cada actuación por sobredosis nos cuesta 1.104 dólares, y cada incineración 700. Es un gasto desbocado y hay que tomar decisiones. Lo siento, pero a alguien le toca pensarlo”, afirma con aire de haber convencido a su interlocutor.

- ¿Y no siente piedad por los que mueran?

- Si cumplen o pagan, serán atendidos, Todo depende de ellos.

Ellos. Los otros. Los adictos. Sarah es uno de ellos. Acaba de entrar en la sala. Llega esposada y con el uniforme a rayas verdes y blancas de los presos del condado de Butler. Tiene 27 años. Nació en Hamilton y nunca ha salido de Ohio. Ni siquiera para ver el mar. Es toxicómana desde los 13 años. Ese es su mundo. Su padre murió alcoholizado, y su madre, tras años de analgésicos, falleció de una sobredosis de heroína cortada con fentanilo.

Sarah ha ingresado en la cárcel por quebrantar la libertad condicional. Antes robó e “hizo lo que tenía que hacer” por un chute. Ha pasado en tantas ocasiones por el filo de la navaja que se ha olvidado de cuántas veces ha sido salvada. “Hubo un mes en que sufrí 18 sobredosis. Sin el Narcan estaría muerta, bien muerta. Una noche me tuvieron que meter cuatro para que me recuperase”, cuenta.

Sarah no entiende bien el debate. Para ella, salvar la vida es una obligación –“¿es así, no?”– y Narcan el único modo de hacerlo. “Si lo quitan nos morimos, no le dé más vueltas”. Extrañada por las propuestas del concejal Picard y del sheriff Jones, agranda sus ojos negros y, por si acaso, pide una oportunidad. Afirma que lleva ocho meses limpia y que está segura de que podrá llevar una vida normal. Si se le pregunta qué quiere ser, no sabe responder. Y cuando se le insiste, explica: “A mí me basta con sobrevivir.

Sarah vive al ras. Como tantos otros afectados no es consciente de que su caso se repite a lo largo y ancho del país. Sólo el año pasado unas 60.000 personas perdieron la vida por la epidemia. Fue la principal causa de mortalidad en menores de 50 años. Más que el cáncer, las armas o los accidentes de coche. Cerca de 35.000 de estas muertes se debieron al consumo de heroína sola o adulterada. El resto correspondieron en su mayor parte al abuso de opiáceos de prescripción. Una plaga legal que empezó a generalizarse en los noventa y que ahora, tras décadas de inmenso negocio, ha roto los diques de contención. 

En 15 años, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades, las recetas de opiáceos contra el dolor se han triplicado y cerca de dos millones de adictos pululan por el país. Son la retaguardia de los yonquis. El gran favor de la industria al narco. Como ha demostrado un estudio de Jama Psychiatry, el 75% de los heroinómanos empezó con estos analgésicos. Fueron su puerta de entrada a un mercado donde los cárteles mexicanos no han dejado de mejorar sus redes de producción, síntesis y distribución. La ecuación es endemoniada. El material es más puro, los precios han bajado y los consumidores crecen a diario. Bajo estas condiciones, la epidemia se ha extendido fuera de control.

La reacción ha llegado tarde y, de momento, no ha logrado nada. El Congreso ha aprobado un plan de 1.100 millones de dólares, y los Estados buscan cada uno sus salidas. En Maryland se ha declarado estado de emergencia, y en Ohio, el fiscal general ha demandado a los cinco mayores fabricantes por fomentar la adicción. Son parches a una crisis que, como reconocen los expertos, requiere una actuación mucho más poderosa y conjunta. “O estamos todos en ellos, o no hay nadar que hacer”, admite el indómito sheriff Jones.

En las calles tampoco se ve una solución cerca. Las muertes siguen en aumento y los afectados permanecen abandonados por un sistema sanitario que para 28 millones de estadounidenses no existe. “En este país, si te caes, nadie te va a ayudar. Te quieren muerto. Por eso pretenden quitar el Narcan”, sostiene Errol Monroe, de 57 años. Es un yonqui mayor. Ojos azules, gesto seco. En su juventud fue mecánico, pero una lesión de espalda le incapacitó. Para mitigar el dolor, le recetaron pastillas. Catorce años estuvo tomando opiáceos legales hasta que un día descubrió la heroína. Más barata, más potente. 20 dólares por un trozo de cielo. Y ahí se hundió.

Errol ha buscado cobijo en un refugio para vagabundos de Hamilton. Tiene un café en la mano y pocas esperanzas para sí mismo. Pero su vida, cuenta, no ha terminado. Si aún lucha por abandonar la heroína, es por su hija. Ella también vive en Hamilton. Tiene 19 años, y algunas noches, cuando Errol se arrastra tambaleando se la encuentra. De pie, en una esquina. Ella también es heroinómana. Y se prostituye. Errol sueña con salvarla. Sólo por eso quiere vivir.

miércoles, 19 de julio de 2017

Buena voluntad... (Rapé)


“Tambalea” Javier Duarte
acusaciones de la PGR


Abel Barajas/ reforma.com

El ex gobernador de Veracruz Javier Duarte exhibió debilidades en la acusación que hizo la PGR en su contra por lavado de dinero y delincuencia organizada.

Durante la audiencia inicial y con 12 preguntas, el ex Mandatario puso en duda más del 90 por ciento del desvío por 439.6 millones de pesos que se le imputa.

La PGR tuvo meses para preparar el caso: Duarte se fugó desde octubre de 2016, tras dejar el Gobierno veracruzano, y fue detenido en Guatemala en abril pasado.

En la audiencia, tras evasivas, los fiscales sólo pudieron acreditar depósitos por 38.5 millones de pesos desviados en 2015 de la Secretaría de Educación de Veracruz.

“Por el momento son los únicos recursos”, reconoció el fiscal Pedro Guevara Pérez, quien es director general de Procesos y Amparos en Delitos Federales de la PGR.

Gerardo Moreno, juez de control del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Norte, se dirigió al abogado de Duarte, Marco Antonio del Toro: “Mire, señor defensor, usted y yo tenemos claro en este momento que los números no cuadran”.

Duarte mostró también que los fiscales no conocían el número de terrenos que fueron adquiridos en Campeche y advirtió una contradicción de la PGR relacionada con la supuesta compra de 4 departamentos en Ixtapa.

Si bien los fiscales dijeron que los delitos que le imputaban ocurrieron de 2011 a 2016, el ex Mandatario hizo notar que, según las constancias, las compras inmobiliarias se hicieron en 2010.

“Esa operación fue antes de que fuera Gobernador”, dijo el acusado.

El fiscal reconoció que no tenía información que acredite que Hacienda practicó a Duarte una auditoría fiscal, requisito previo para acusarlo de lavado de dinero.

El abogado Del Toro ha ganado dos juicios a favor de Elba Esther Gordillo por defraudación fiscal, justamente con este argumento.

Aunque en el sistema oral una vinculación a proceso permitiría a la PGR ofrecer pruebas que inicialmente no aporte en sus imputaciones, desde hace 9 meses sólo ha obtenido 2 nuevos testimonios contra Duarte.

“Lo que ocurrió suena a simulación y sospecha. Se debe acreditar que esto no es sólo una circunstancia preparada para exonerar a Javier Duarte”, planteó el senador panista Fernando Herrera.

“Es una vergüenza que no puedan presentar una carpeta de investigación sólida. Parece una mala broma o una evidencia de que se trata de un juicio arreglado”, criticó Dolores Padierna, senadora del PRD.