jueves, 18 de octubre de 2018

Las indígenas rebeldes de BC,
para salvar sus áreas de pesca
aplican estrategia zapatista


Los intentos de salvar a la vaquita marina y la totoaba tienen un alto costo para la comunidad cucapá, en la que las mujeres aprendieron técnicas de resistencia pacífica de las zapatistas, que han aplicado durante 24 años

Enrique Alvarado, Andrés M. Estrada y Alejandro Melgoza/ eluniversal.com.mx

El rostro de doña Hilda Hurtado está pincelado por los rasgos de sus ancestros: nariz aguileña, orejas alargadas, piel tostada, chongo amerindio y ojos de oráculo. Su voz parece un eco que reproduce las enseñanzas de su cultura, nacida hace 500 años. Ella es descendiente cucapá, palabra cuyo significado es “pueblo del río”, una etnia que rinde culto a la ribera y el mar para pescar.

Su casa está a un costado del delta del Río Colorado, el cual se une al Alto Golfo de California, donde el viento bufa ardiente. Ahí se establecieron, entre Baja California y Sonora, y su liderazgo lo ejercen las mujeres, siempre mediante el consenso con los hombres.

“Hemos visto otros pueblos indígenas en los que la mujer es dócil detrás de su hombre; nosotras no, vamos a la par, no atrás”, dice Hurtado de 68 años, presidenta de la Sociedad Cooperativa Pueblo Indígena Cucapá.

A la cabeza de las decisiones, apoyadas por su pueblo, las cosas no han sido fáciles desde que en 1993, el gobierno federal decretó una reserva de la biósfera que sostienen, violó sus usos y costumbres, lo que les prohíbe pescar. “Nunca hemos estado de acuerdo en cómo se decretó”, subraya.

Con el tiempo, hubo decomisos de su producto y detenciones por parte de las fuerzas federales de seguridad, lo que detonó la defensa de la etnia, respaldada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 2007.

Estos 24 años enmarcan la historia de la defensa étnica y judicial más importante de mujeres indígenas pescadoras en el noroeste de la República, para exigir sus derechos; la lucha contribuyó a que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) investigara el caso y presentara recomendaciones a autoridades pesqueras y ambientales.

Para Catalina López Sagástegui, directora del Programa Marino del Golfo de California de la Scripps Institution en Estados Unidos, una de las investigadoras que ha trabajado con las cucapás, ellas “se distinguen no sólo por ser mujeres al frente de las cooperativas, sino por contar con estrategias de defensa complejas de las cuales los pescadores de Bajo Río, Santa Clara y San Felipe han aprendido. Son mujeres fuertes tratando de encontrar el balance entre la cultura y un modo de subsistencia”.

El Universal ha publicado que las mujeres son una minoría en el sector  pesquero del país, con 14 mil 311 trabajadoras frente a 158 mil 227 hombres, de las cuales el 70% no tiene un ingreso fijo, según un análisis de la iniciativa data Mares y Comunidad y Biodiversidad (Cobi). La estadística oficial no hace hincapié en pescadoras indígenas en unidades económicas, a pesar de que han logrado un sistema de igualdad poco común en México.

Durante el periodo de febrero y abril el pueblo Cucapá se traslada a El Zanjón, en el Valle de Mexicali, una zona que resultó dañada por el terremoto de 2010 y que así continúa estos días. Desde ahí zarpan para pescar.

En tiempos ancestrales se realizaba la actividad con balsas de tule y cachanilla; ahora la practican con pangas de fibra de vidrio y salen a la marea, debido a que después del represamiento del río Colorado ordenado por el gobierno de Estados Unidos se registró una escasez de especies. En unidades familiares, ambos géneros, de todas las edades, salen a pescar como sus antepasados.

De acuerdo con el libro Derechos Humanos, pueblos indígenas y globalización, coordinado por la CNDH, “históricamente, la pesca ha sido una de las actividades que caracteriza a este grupo étnico del noroeste [los cucapás] y continúa siendo una importante fuente de proteínas en su dieta cotidiana y de ingresos extra para la sobrevivencia”.

Hoy la pesca no sólo forma parte de sus usos y costumbres, sino una actividad que comercializan para allegarse recursos. En 1983 conformaron legalmente la Sociedad Cooperativa que encabeza doña Hilda.

Según la lideresa, las mujeres tomaron la batuta debido a que las autoridades las reprimían menos que a los hombres; en sus poblaciones hay más mujeres —53.6%—, que hombres, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y tienden a resolver con la “cabeza fría” los conflictos.

 En 1993, encararon el decreto de la Reserva del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, para proteger a la vaquita marina y la totoaba, dos especies en peligro de extinción. La resistencia trajo consigo detenciones, entre ellas la de uno de los hijos de Hurtado, quien fue incluso encarcelado.

Lógica del despojo

López Sagástegui, Yacotzin Bravo Espinosa y Alejandra Navarro Smith —las dos últimas doctoras en derecho por la UNAM y  en antropología social por la Universidad de Manchester, Reino Unido, respectivamente—, detallan en el artículo Pueblo indígena cucapá: cartografía de la lucha jurídica, del libro de la CNDH citado, que “las autoridades no reconocen los derechos que este pueblo tiene de pescar ni de permanecer en su territorio. 

Esta falta de reconocimiento ha generado un conflicto entre los cucapás y las autoridades, que reproduce la lógica del despojo y de la invisibilización” del pueblo indígena. Doña Hilda, junto a las otras dirigentes, Juana Aguilar y Susana Sáinz, tienen claro el concepto de la  lucha que han librado en los últimos años.

“Nos ponen esa área natural protegida donde pescábamos, sin consultarnos, en un territorio ancestral de nuestro pueblo”, dice al ser entrevistada en su casa de El Indiviso.

Hurtado muestra sonriente las fotografías de su álbum familiar. “Estos son mis nietos con una curvina grandota que sacaron de las pangas”, recalca. En la imagen aparecen tres niños, dos hombres y una mujer. Los grupos de cucapás están formados por familias —detalla— que se esfuerzan en trabajar siguiendo las tradiciones indígenas.

Desde la perspectiva de López Sagástegui, también maestra en conservación de biodiversidad marina por la Universidad de California, “siempre ha existido  esa visión de igualdad al momento de participar en las tareas de pesca”.

Para la especialista, “poco a poco se fue dando esta dinámica en la que ellas toman el liderazgo en la negociación, en las discusiones con las autoridades”.

“Nunca me ha tocado ver que un hombre le diga a una mujeres que no pueden hacer algo, siempre he visto que hay trabajo en equipo”, expone. “Saben reconocer y valorar que cada uno tiene sus fortalezas”.

Oyentes y consensos

Por otro lado, explica que en el sistema de toma de decisiones las mujeres con más experiencia reúnen a la cooperativa para buscar consensos. Por su lado, en las  reuniones los hombres acuden como oyentes.

Ese acompañamiento —puntualiza la experta— es distinto al de otras cooperativas pesqueras de la región noroeste, cuyos dirigentes asisten solos a las reuniones. “A pesar de que son ellas las que están al frente, los hombres también las están acompañando en estos procesos. Debe reconocerse el valor de que las mujeres están jugando un papel de liderazgo ante la autoridad. En ese punto  los hombres están reconociendo la habilidad que tienen para negociar”, refiere.

Uno de los principios estratégicos de los cucapás es no recibir ningún subsidio de dependencias oficiales a escala federal, estatal o municipal. “El gobierno no te va a dar un peso gratis, te lo va a dar porque quiere algo a cambio”, argumentan.

Desde la selva lacandona arribó en 2007 el Subcomandante Marcos, con una comitiva de los zapatistas, para acampar junto a los cucapás y cerrar la carretera Mexicali-San Felipe como protesta. Los rebeldes chiapanecos permanecieron en la zona durante dos meses e intercambiaron diversas enseñanzas.

 Para Hurtado, el aprendizaje primordial fueron las estrategias pacíficas para exigir el cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas. “Si nos querían decomisar el producto [de la pesca], entonces nosotros íbamos y les quitábamos la embarcación detenida. Les cortábamos el mecate en el muelle, recuerda con entusiasmo”.

Los métodos de los zapatistas que aplicaron a sus propias circunstancias surtieron efecto, cuando el hostigamiento de las autoridades comenzó a diluirse para dar paso a las conversaciones, cuenta.

En mayo de 2007 la Comandanta Dalia emitió un comunicado en el portal zapatista, para resumir las cosas: “Ahorita ya cumplimos nuestro deber como mujeres zapatistas de estar con ustedes. Para que puedan pescar, para que no les moleste el pinche gobierno (sic.)”, indicó.

Según López Sagástegui, detrás de esta lucha no sólo está la sobrevivencia como pueblo indígena. “Quieren seguir pescando porque son las mujeres y los hombres del río; es su cultura, es su pasado y quieren que también sea su futuro”, enfatiza.

Más de una década ha transcurrido desde que los zapatistas apoyaron a las cucapás en la defensa de su territorio y todavía se mantienen en comunicación. Se trata de coordinar, dicen, la lucha en el desierto y en la selva; entre el suroeste y el noroeste de México.

Doña Hilda considera que siempre alzaron la voz, pero con las lecciones zapatistas, se atrevieron a realizar otras acciones. Hoy, resalta, “son las mujeres cucapá las que alzan la voz para protestar”.

En el patio de su casa, está colgado un cuadro en un tablón, que doña Hilda Hurtado observa con sus ojos llenos de historia y recuerdos. Es la fotografía de un niño sonriendo dentro de una panga con una frase: “Abajo y a la izquierda: cucapás, quilihuas y zapatistas unidos en defensa de los pueblos originarios y de la madre tierra”.


https://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/pescadoras-cucapas-luchan-24-anos-por-sus-derechos

domingo, 30 de septiembre de 2018

Wall Street se engancha
 a la marihuana


Un avión sobrevuela un anuncio de un servicio de entrega de marihuana en Los Ángeles.  Mario Tama (Getty Images)

Pablo Ximénez de Sandoval
https://elpais.com/economia/2018/09/28/actualidad/1538148867_728510.html

El pasado jueves, los asistentes al Congreso Mundial del Cannabis celebrado en Los Ángeles, escuchaban una de las conferencias inaugurales cuando una noticia comenzó a saltar en los teléfonos. El regulador federal de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) acababa de aprobar un nuevo producto llamado Epidiolex para tratar la epilepsia. El fármaco se basa en el CBD, un compuesto del cannabis con propiedades analgésicas. Las acciones de la empresa que lo fabrica, GW Pharma, subieron un 6,2%. 

Concretamente, el regulador vino a decir que los medicamentos aprobados con CBD serán considerados dentro de la categoría mínima de peligrosidad. Un rumor recorrió la sala, seguido de aplausos.

Para los presentes en esta reunión bianual de industrias relacionadas con el cannabis, la noticia fue una nueva señal, una más, de que están en el negocio adecuado en el momento adecuado. La reclasificación del compuesto CBD se suma a otra serie de pasos, como el interés de grandes conglomerados de bebidas en el mercado de los derivados del cáñamo y el cannabis, además de que los grandes bancos de Wall Street que están estudiando de cerca la industria.

Hace dos años que los aspirantes a ser los primeros millonarios de la marihuana citan 2018 como el año en el que va a cambiar todo gracias a la legalización del uso recreativo en California, el mayor mercado legal en el mundo con 39 millones de habitantes, y en Canadá. Y efectivamente, todo parece a punto de cambiar. Pero al mismo tiempo la nueva regulación no llega todo lo rápido que el acelerado crecimiento del negocio parece estar demandando.

En julio pasado, la canadiense Tilray se convirtió en la primera empresa cotizada en el Nasdaq que se dedica a producir marihuana para uso medicinal. Debutó a 17 dólares. Esta semana estaba por encima de 130 dólares por acción. El pasado agosto, el gigante de las bebidas Constellation Brands (Corona, Modelo, Pacífico, vodka Svedka, tequila Casa Noble, vino Meiomi) anunció una inversión de 4.000 millones de dólares en Canopy Growth, una empresa canadiense de cannabis. Se trata de la mayor apuesta que ha visto hasta ahora la industria de la marihuana. Por comparar, es la cantidad por la que Disney compró la marca Star Wars.


Todo esto sucede en Canadá, que el próximo 17 de octubre va a legalizar también la marihuana de “uso adulto”, como llama la industria al uso recreativo. Es el segundo país en hacerlo, tras Uruguay. En Estados Unidos, la marihuana sigue siendo una droga prohibida a nivel federal con la misma clasificación que la heroína. Esto hace que los bancos no puedan trabajar con ese negocio. Pero en Canadá sí.

“Lo más interesante del negocio de Constellation es que lo hicieron Goldman Sachs y Merryl Lynch”, asegura en una entrevista Sumit Mehta, fundador y consejero delegado de Mazakali, una plataforma para asesorar a inversores de marihuana. “No hay duda de que, en cuanto puedan, lo van a hacer en Estados Unidos”.

Sin efectos psicoactivos

Lo mismo parecen pensar otros gigantes de las bebidas. Coca-Cola está oficiosamente hablando con Aurora Cannabis para estudiar productos con CBD (el componente relajante y analgésico del cannabis y el cáñamo, que no tiene efectos psicoactivos). La cervecera Molson Coors ya ha llegado a un acuerdo con la empresa Hexo para desarrollar este tipo de bebidas. Otra cervecera, Lagunitas, ya ha sacado al mercado Hi Fi Hops, que viene a ser agua con gas y extractos de cannabis.

Los últimos datos de Arcview, una de las consultoras de referencia, revelan un gasto global en marihuana legal de 9.500 millones de dólares en 2017 (8.500 en Estados Unidos, 600 en Canadá y 400 en el resto del mundo). La previsión de Arcview es que llegue a 12.900 millones este año y siga creciendo a ese ritmo hasta los 32.000 millones en 2022. En 2018, el número de adultos con acceso a marihuana legal para uso recreativo pasó de 17 millones (cinco Estados de EE UU más Uruguay), a 47 millones, con la incorporación de California el pasado 1 de enero. Este mes de octubre, cuando se sume Canadá, serán 75 millones.

El mayor mercado de consumo es California, pero no es del todo legal. El producto ha sido híperregulado y los permisos esenciales para el negocio dependen de la jurisdicción local. Un 70% de los ayuntamientos de California aún no permiten el cultivo y la venta generalizada. “El Estado produce 6.300 kilos de marihuana y solo consume legalmente 900”, dice Mehta para dar una idea de la descompensación del mercado. Las inversiones de Canadá son la palanca con la que la industria cree que va a terminar de cambiar la regulación. Con su legalización “vamos a ver juntarse el mayor mercado de consumidores del mundo (California) con el mayor mercado financiero de marihuana del mundo (Canadá)”.

“No podemos pensar que Constellation haya hecho una inversión como esa pensando solo en el mercado canadiense”, decía este jueves Troy Dayton, fundador de Arcview. La participación de los dos gigantes de Wall Street en el negocio “fue una señal al mercado de que las aguas son seguras”. Una señal poderosa para una industria donde “te levantas cada mañana sabiendo que estás cometiendo un delito federal”.

Sumit Mehta recomienda a los inversores persistencia. “Los cambios legales tienen que llegar al cultivo, la extracción, la distribución, la venta minorista, las pruebas de laboratorio… tenemos miles de peticiones. Está llevando más tiempo de lo que esperaban los más optimistas, pero no es sorprendente”, dice Mehta. “Los pronósticos siguen siendo igual de buenos. Este es un negocio de miles de millones. Simplemente, no es legal”.

viernes, 28 de septiembre de 2018

Del socialismo a la Comisión
de Presupuesto en San Lázaro


Imelda García

https://www.reporteindigo.com/tema/cuartatransformacion/

Alfonso Ramírez Cuéllar, de formación socialista y fundador de El Barzón, presidirá la comisión más importante de todo el Congreso de la Unión. En sus manos estará el primer presupuesto para un gobierno de izquierda en el país

En diciembre del 2002 entró con caballos al Palacio Legislativo de San Lázaro para pedir más recursos para el campo; hoy es el presidente de la Comisión de Presupuesto y será el encargado de elaborar el plan para delimitar los recursos a los que tendrá acceso el primer gobierno de izquierda.

Se trata de Alfonso Ramírez Cuéllar, diputado por Morena, y quien por muchos años encabezó la lucha para defender a los deudores de la banca con su organización El Barzón Nacional; ha estado contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y contra los monopolios.

Ahora, este hombre de formación socialista será el encargado de hacer el reparto de los recursos públicos en el Presupuesto de Egresos del 2019, el primero del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en el que ya estarán contenidos algunos de los cambios en la política económica del país.

El hoy presidente de la Comisión de Presupuesto ha militado en los partidos Patriótico Revolucionario y Mexicano Socialista. En 1994 fundó El Barzón, organización en contra del Fobaproa

Ramírez Cuéllar buscaba la coordinación de la bancada de Morena, que se disputó con Mario Delgado, hoy coordinador; y Dolores Padierna, hoy vicepresidenta de la Mesa Directiva.

El nuevo presidente de la Comisión de Presupuesto ya trazó la mecánica para estudiar el reparto del dinero público: en las próximas semanas se realizará una Convención Nacional Hacendaria para cambiar la forma en que los recursos lleguen a los estados y poner más candados de transparencia y rendición de cuentas.
Un perfil de izquierda

El del 2019 será el primer Presupuesto de Egresos que lleve un sello de izquierda.

Será construido por el actual equipo de la Secretaría de Hacienda, todavía en manos del presidente Enrique Peña Nieto, pero también con la anuencia de quienes serán parte del gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Para esta tarea, los diputados de Morena eligieron a Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, la más poderosa del Congreso de la Unión, pues es ahí donde se define el destino de los recursos públicos.

Historiador y antropólogo de profesión, egresado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, Ramírez Cuéllar militó desde muy joven en el Partido Patriótico Revolucionario y el Partido Mexicano Socialista.

Formó su liderazgo social luego del sismo de 1985, cuando participó en comités de reconstrucción en la capital. Después fue fundador del PRD.

A raíz de la crisis de 1994, funda El Barzón, una organización dedicada a defender a los 
deudores de la banca y a manifestarse en contra del Fondo de Protección para el Ahorro Bancario (Fobaproa), con el que se rescató a los banqueros del país.

A partir de entonces, sus protestas incluyeron toma de casetas, marchas y plantones para demandar mejores condiciones no solo para los deudores de la banca, sino para los productores del campo.

Su manifestación más sonada ocurrió el 10 de diciembre del 2002, cuando acudió junto a otras organizaciones campesinas a protestar a la Cámara de Diputados para pedir más recursos para el campo.

Montados a caballo, un grupo de campesinos logró entrar al Palacio Legislativo de San Lázaro, dar la vuelta al patio central y llegar hasta las puertas del Salón de Plenos, que fue cerrado por elementos de seguridad y protegido por los propios legisladores, que desde adentro empujaban la puerta para que no pudieran entrar.

Ramírez Cuéllar fue acusado en ese entonces de los delitos de motín y daño en propiedad 
ajena. Incluso, se le dictó auto de formal prisión, pero no fue detenido porque contaba con un amparo.

El nuevo presupuesto

Ramírez Cuéllar ya comenzó a trazar las primeras líneas de cómo será el Presupuesto de Egresos del 2019.

En el mes de octubre, el legislador convocará a la realización de una Convención Nacional.

“Nuestro sector energético está muy deteriorado por el abandono de los últimos gobiernos; la deuda pública pasó de 37.2 por ciento del PIB en 2012 a cerca de 50 por ciento del PIB en 2018; la política económica propició una enorme concentración del ingreso; la distribución del gasto público no es capaz de atender las necesidades básicas de la población, se aplica con una gran discrecionalidad y propicia la acumulación de rezagos”, expuso en un punto de acuerdo para llamar a la realización de la Convención.

Una de las primeras medidas que se tomarán será la revisión de la asignación de los recursos del Ramo 23, para evitar que haya un uso político de ellos.

“No buscaban atender la necesidad social, sino comprar el voto de legisladores y gobiernos estatales para aprobar las propuestas de los últimos sexenios. Por medio de convenios y ampliaciones presupuestales se distribuían más de 250 mil millones de pesos, que no eran respaldadas con resultados, con beneficios para la sociedad”, acusó.

En el caso de los Ramos 28 y 33, indicó Ramírez Cuéllar, no siempre se usaron para fortalecer a estados y municipios, como era su cometido, sino que el dinero se dispersó y también se utiliza con fines electorales.

Además de todo, la deuda de los gobiernos locales suma más de 500 mil millones de pesos.

Una de las principales revisiones del Presupuesto de Egresos será al gasto a los estados; la intención de Ramírez Cuéllar es “reconstruir” el federalismo, pues la distribución a estados y municipios representa 1 billón 800 mil millones de pesos cada año, por lo que considera necesario transparentar su asignación y ejercicio.

El diputado ha señalado que para el próximo paquete económico se revisarán las asignaciones de recursos que son destinados a estados y municipios

“Revisaremos ingresos, gastos, deuda y la Ley de Coordinación Fiscal, porque es posible rescatar y reorientar en beneficio de la sociedad casi 250 mil millones de pesos, que hoy se envían mediante distintos convenios y subsidios que han generado una enorme corrupción y un dispendio ofensivo en muchas entidades de la República, obviamente, con grave impacto contra la sociedad”, sostuvo el nuevo presidente de la Comisión de Presupuesto.

El Paquete Económico 2019, que incluye la Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación se debe entregar el 15 de diciembre, dos semanas después de López Obrador asuma como presidente constitucional; y debe ser aprobado a más tardar el 31 de diciembre.

miércoles, 5 de septiembre de 2018


(FOTO: Dibyangshu Sarkar/ AFP)

Refugiados rohingyas (Birmania) construyeron una rueda de la fortuna para niños en un campamento de refugiados de Kutupalong, en Ukhia (Bangladés).
Masivo repudio
a violencia en la UNAM


jornada.com.mx

Luego de la agresión sufrida por alumnos del CCH Azcapotzalco cuando se manifestaban en Rectoría el lunes pasado, miles de estudiantes de la UNAM, el IPN y la UAM marcharon este miércoles en contra de los grupos porriles en la UNAM.

Miles de estudiantes tomaron las calles de la Ciudad de México en repudio a la presencia de grupos porriles en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y para exigir justicia contra las agresiones a varios de sus compañeros.

Alumnos de varios planteles, no solo de la UNAM sino también de IPN y UAM, decidieron ayer realizar hoy una marcha que partió de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales a Rectoría.

La marcha recorrió el circuito que conduce a Rectoría, en Ciudad Universitaria, como se había anunciado ayer tras la realización de otra caminata con la misma ruta.

Los participantes de la marcha caminaron en medio de goyas, consignas contra la
existencia de grupos porriles y aplausos. La movilización se realizó en un clima de alegría y con participación de contingentes de prácticamente todas las escuelas de la UNAM.

En la movilización hay también grupos de estudiantes de otros centros de educación superior, entre ellos la Universidad Autónoma Metropolitana, la Universidad Pedagógica Nacional, la Escuela Nacional de Antropología e Historia y El Colegio de México. 

También asistieron contingentes de organizaciones sindicales, sociales y populares.

La marcha tuvo una convocatoria tan grande, que cuando la vanguardia de la misma ya había partido hacia Rectoría había diversos contingentes que todavía no podían salir de Ciencias Políticas. La marcha fue encabezada por estudiantes de CCH Azcapotzalco.

La marcha tiene lugar en momentos en que prácticamente todas las escuelas y facultades de la máxima casa de estudios están en paro de actividades por 48 horas o más, como medida de rechazo a la agresión sufrida el lunes pasado por un grupo de estudiantes de CCH Azcapotzalco a manos de presuntos porros.
Lee AMLO cartilla
a diputados de Morena



Claudia Salazar, Héctor Gutiérrez y Zedryk Raziel/ reforma.com

Andrés Manuel López Obrador les exigió a los diputados de Morena comportarse de forma decente, respetar a la oposición, no marearse con el poder, tampoco pedir moches ni caer en gritos y estridencias.

El Presidente electo se reunió hoy con la bancada morenista San Lázaro para leerles la cartilla y, de igual manera, fijar las prioridades legislativas del actual periodo ordinario de sesiones.

De acuerdo a fuentes presentes, en un discurso emitido de manera severa, López Obrador subrayó a los diputados morenistas que ya no son oposición y por lo tanto deben comportarse a la altura de las circunstancias y las expectativas ciudadanas.

"Nos pidió que fuéramos muy cuidadosos siendo mayoría, que somos Gobierno, eso me parece que es el tema más importante, que no somos oposición y que tenemos que ser muy respetuosos con la oposición", mencionó Lorena Villacencio.

"Que los argumentos sean lo que pese y no los gritos, que se lo diga a Fernández Noroña".

La diputada Dolores Padierna indicó que, además de leerles la cartilla, López Obrador los llamó a no olvidarse de sus comunidades ni de sus representados.

"Nos recomendó nunca abandonar a nuestros electores, siempre estar en territorio, estar acá lo menos posible o lo indispensable y dedicarle mucho tiempo a la gente", subrayó.


"Hablamos de toda la ética de un legislador de una legisladora, se habló de los nuevos legisladores que debemos ser, jamás poder autorizar ningún moche, jamás tocar un dinero que no sea nuestro, nunca estar con las prácticas del viejo modelo".